El tracto intestinal

La comida deglutida – incluidas las toxinas alimenticias – pasa al estomago para la digestión. El estomago es la parte más elástica del cuerpo y puede estirarse para contener dos litros de liquido, es por eso que es tan interesante el tracto intestinal

Las paredes estomacales contienen glándulas que secretan ácido clorhídrico y poderosas enzimas para descomponer las complejas moléculas de los alimentos en sustancias más simples. Las glándulas gástricas producen cerca de tres litros de secreciones. La comida pasa alrededor de seis horas en el estomago. Los músculos de la pared estomacal producen un movimiento de digitación que deshace la comida en partículas más pequeñas para formar una mezcla semidigerida y cremosa conocida como quimo. Entonces, los músculos estomacales realizan ciertas contracciones que impulsan el quimo hacia abajo para que salga del  estomago atreves del esfínter pilórico entre al intestino delgado. Aquí el medio es alcalino debido a los fluidos que segregan tanto las paredes del duodeno como el páncreas. En esta etapa de la digestión, la bilis del hígado chorrea sobre el quimo para emulsionar las grasas en partículas más pequeñas para su absorción.

Las paredes del intestino delgado están cubiertas de pequeñas proyecciones o vellosidades llamadas villis. Estas absorben los nutrientes y las toxinas desde los intestinos por medio de capilares sanguíneos que los llevaran directo al hígado. También hay aquí pequeños glóbulos de grasa que son absorbidos por los vasos linfáticos. Los desechos alimenticios, compuestos en su mayor parte por fibra, proporcionan el volumen suficiente para impulsar los contenidos del intestino delgado dentro del intestino grueso. Aquí, la fermentación bacteriana descompone parte de la fibra y el exceso de agua es absorbido para desolificar el material residual. Existen suplementos pro-bióticos que cubren los intestinos con bacterias benéficas, lo cual ayuda a mantener un tracto intestinal sano y a reducir el número de microbios productores de toxinas. Es hígado secreta algunas toxinas en la bilis para su eliminación por el tracto intestinal. La fibra alimenticia actúa como una esponja que absorbe esas toxinas y previene su re-absorción por el intestino, lo cual ayuda a eliminarlas.

Comments

comments