La poliomelitis

La poliomelitis es una enfermedad muy infecciosa, causada por un virus que penetra por la boca y se multiplica en el intestino. Cuando invade el sistema nervioso, puede producir de manera repentina parálisis total. Una vez pasa al cerebro y a la médula espinal, aparecen los primeros síntomas fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez de nuca y dolor en las extremidades. Muchos de los nervios dejan de funcionar, lo cual lleva ala parálisis de algunos de los músculos respiratorios y de las piernas y los brazos.

No obstante, el poder regenerativo del organismo es sorprendente. Los nervios que el virus no a alcanzado envía nuevas “ramificaciones” a fin de reconectar las células musculares que quedaron aisladas cuando murieron los nervios anteriores. Las neuronas motoras de la médula espinal también generan ramificaciones en los oxones terminales, las cuales pueden conectar las neuronas con muchas más células musculares que en un principio, aumentando así considerablemente la capacidad neuronal. Por ejemplo, una neurona motora que entes de la enfermedad estimulaba 1,000 células musculares quizás acabe re-conectándose con entre 5,000 y 10,000 células.

Sin embargo, actualmente se cree que en un periodo de entre quince y cuarenta años, estas unidades neuromusculares pueden comenzar a manifestar señales de fatiga por el esfuerzo excesivo al que son sometidas. El síndrome pos polio hace que los pacientes que se habían recuperado de la poliomielitis muchos años atrás vuelvan a presentar los síntomas de la enfermedad. Numerosos enfermos padecen debilidad y dolor muscular, cansancio, dolor articular, intolerancia al frío y afecciones respiratorias.

Aunque no todas las personas que sufrieron poliomelitis contraen el síndrome pos polio, puede que al ir haciéndose mayores experimenten cansancio prematuro y envejecimiento de las unidades neuromusculares que ha sido sometida a un esfuerzo excesivo. De hecho, mas de la mitad de aquellos que enfermaron de polio y que van al medico con nuevos síntomas no tienen el síndrome

Las investigaciones apuntan que cuando la neurona motora es sometida a un esfuerzo excesivo, esta se envejece y agota, por lo cual mueren algunas de sus terminaciones nerviosas, y como resultado, muchas fibras musculares vuelven aquedarse aisladas. Para retardar este proceso, es necesario que las personas que tuvieron poliomelitis empleen menos los músculos lesionados. Algunos terapeutas recomiendan el uso de ciertas ayudas como bastones, aparatos ortopédicos, muletas y sillas de ruedas convencionales y/o motorizadas.

¿TIENE CURA?

Tal como no existe una etiología, o causa, confirmada y por ende ningún análisis definitivo, tampoco existe hoy por hoy ninguna cura para el síndrome pos-poliomelitis. Sin embargo, hay tratamientos que se centran en un  programa de rehabilitación que abarca tres aspectos que son los siguientes:

  • Cambios en el estilo de vida,  Medicamentos y suplementos , Calidad de vida
poliomelitis

poliomelitis

Comments

comments