La fibra y los suplementos

La fibra ayuda a la digestión al absorber el agua de los intestinos y aumentar el volumen de las evacuaciones. Por lo tanto proporciona lubricación y una masa pesada que al intestino puede asir y empujar hacia abajo mediante contracciones musculares hasta expelerlas del cuerpo. De este modo, la fibra alimenticia ayuda a acortar el tiempo en que la comida permanece en los intestinos y acelera la eliminación de las toxinas. Algunos experimentos muestran que por cada gramo de fibra que consumes, aumenta el peso de tus evacuaciones por alrededor de cinco gramos. Esto se debe a que la fibra alimenticia proporciona nutrientes para el crecimiento bacteriano, y buena parte al aumento de peso en las evacuaciones se origina por la elevada multiplicación de las bacterias en el intestino. Otra capacidad de la fibra es su capacidad para absorber las toxinas de los intestinos – como una especie de esponja – por lo que disminuye la posibilidad de que sean absorbidas por el cuerpo y aumenta la de que sean excretadas.

Los agentes amasadores a base de fibra pueden conseguirse en diversas presentaciones que incluyen gránulos, polvo, hojuelas, cascara y semillas naturales. Estos suelen tomarse una o dos veces al día con bastante agua.

Es necesario tener una buena  ingestión de líquidos durante la desintoxicación y el consumo de suplementos de fibra, pues esta absorbe grandes cantidades de agua y es capaz de secar los intestinos si no se eleva la ingestión de líquidos. Esto puede producir incomodidad, hinchazón, incluso estreñimiento.

fibra

fibra

Comments

comments