La depresión

La depresión clínica es más que un simple arrebato de tristeza melancólica se trata de un  trastorno que a menudo  infiere en el desempeño de las actividades cotidianas.

Algunos síntomas

Temor, confusión mental, angustia, profunda tristeza, insomnio, irritabilidad y ataques de llanto en tales ocasiones les resulta casi imposible levantarse de la cama.

La depresión hace que las opiniones de los demás afecten, la persona que padece este trastorno, se culpa por todo lo que sale mal, es sentir un dolor terrible sin saber, donde un gran temor sin saber porque y, lo peor de todo, es no tener ningún deseo de hablar de ello.

Aunque a veces la depresión tiene una causa obvia, a menudo se infiltra en la  vida de la persona sin previo aviso.

No dar importancia a la depresión tiene sus riesgos, pues si no se trata, en algunos casos, la vida de quien la padece puede correr peligro.

Existen tratamientos para la depresión, según la gravedad y los síntomas de cada caso aunque en ocasiones es necesario buscar ayuda de un especialista.

TIPOS DE DEPRESION

Para que un, tratamiento sea eficaz, sea de tener presente el tipo de depresión.

“La depresión mayor, o grave”, tiene síntomas agudos que pueden durar seis meses y más si no se tratan e interferir en casi todos los aspectos de la vida del paciente.

“El trastorno bipolar” se conoce como depresión maníaca. Quienes lo padecen experimentan emociones extremas  que asilan entre periodos  prolongados de intensa hiperactividad y abrumadores bajones.

“La distimia” es un tipo de depresión más leve; con todo, sus síntomas interfieren en la vida normal del paciente. Hay quienes también experimentan periodos intermitentes de depresión grave.

“La depresión pos parto” es un estado emocional debilitante que afecta a muchas madres después de dar a luz.

“El trastorno efectivo estacional” se  presenta como resultado de la falta de luz solar durante el otoño y el invierno. Suele desaparecer en primavera y el verano.

Te invitamos a hacer actividad: http://www.vernosmejor.com/ejercitar-el-cuerpo/

La poliomelitis

La poliomelitis es una enfermedad muy infecciosa, causada por un virus que penetra por la boca y se multiplica en el intestino. Cuando invade el sistema nervioso, puede producir de manera repentina parálisis total. Una vez pasa al cerebro y a la médula espinal, aparecen los primeros síntomas fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez de nuca y dolor en las extremidades. Muchos de los nervios dejan de funcionar, lo cual lleva ala parálisis de algunos de los músculos respiratorios y de las piernas y los brazos.

No obstante, el poder regenerativo del organismo es sorprendente. Los nervios que el virus no a alcanzado envía nuevas “ramificaciones” a fin de reconectar las células musculares que quedaron aisladas cuando murieron los nervios anteriores. Las neuronas motoras de la médula espinal también generan ramificaciones en los oxones terminales, las cuales pueden conectar las neuronas con muchas más células musculares que en un principio, aumentando así considerablemente la capacidad neuronal. Por ejemplo, una neurona motora que entes de la enfermedad estimulaba 1,000 células musculares quizás acabe re-conectándose con entre 5,000 y 10,000 células.

Sin embargo, actualmente se cree que en un periodo de entre quince y cuarenta años, estas unidades neuromusculares pueden comenzar a manifestar señales de fatiga por el esfuerzo excesivo al que son sometidas. El síndrome pos polio hace que los pacientes que se habían recuperado de la poliomielitis muchos años atrás vuelvan a presentar los síntomas de la enfermedad. Numerosos enfermos padecen debilidad y dolor muscular, cansancio, dolor articular, intolerancia al frío y afecciones respiratorias.

Aunque no todas las personas que sufrieron poliomelitis contraen el síndrome pos polio, puede que al ir haciéndose mayores experimenten cansancio prematuro y envejecimiento de las unidades neuromusculares que ha sido sometida a un esfuerzo excesivo. De hecho, mas de la mitad de aquellos que enfermaron de polio y que van al medico con nuevos síntomas no tienen el síndrome

Las investigaciones apuntan que cuando la neurona motora es sometida a un esfuerzo excesivo, esta se envejece y agota, por lo cual mueren algunas de sus terminaciones nerviosas, y como resultado, muchas fibras musculares vuelven aquedarse aisladas. Para retardar este proceso, es necesario que las personas que tuvieron poliomelitis empleen menos los músculos lesionados. Algunos terapeutas recomiendan el uso de ciertas ayudas como bastones, aparatos ortopédicos, muletas y sillas de ruedas convencionales y/o motorizadas.

¿TIENE CURA?

Tal como no existe una etiología, o causa, confirmada y por ende ningún análisis definitivo, tampoco existe hoy por hoy ninguna cura para el síndrome pos-poliomelitis. Sin embargo, hay tratamientos que se centran en un  programa de rehabilitación que abarca tres aspectos que son los siguientes:

  • Cambios en el estilo de vida,  Medicamentos y suplementos , Calidad de vida
poliomelitis

poliomelitis

Problemas de memoria: Ginkgo Biloba

¿Que?    El sentir que no recuerdas cosas a corto plazo es en verdad deprimente, más cuando identificas que eres una persona joven y con fuerza; incluso muchos chicos que estudian fuertemente para aprobar exámenes o test de inteligencia también pueden padecer este tipo de trastornos.

Una receta para la mala memoria…

En vernos mejor te recomendamos para esa memoria a super corto plazo una planta llamada GINKGO BILOBA, esta es una planta que ademas de proporcionar energía tiene muchos beneficios, entre ellos el  mejorar la concentración,  evitar calambres, ayudar con los problemas de audición y el vértigo.

¿Como lo hace?

El GINKGO BILOBA aumenta el flujo sanguíneo al cerebro oxigenándolo de manera inmediata.

ginkgo biloba

ginkgo biloba