Nervios: Curiosidades de nuestro cuerpo

1. Si te pica la garganta, ráscate el oído. Al presionar los nervios de la oreja, se genera un reflejo inmediato en la garganta que produce espasmos y alivia la molestia.

2.Para escuchar mejor usa solo un lado del oído, Si estás en una fiesta y no escuchas bien lo que te dicen, gira tu cabeza y usa sólo tu oí­do derecho, ya que éste distingue mejor las conversaciones






 

nervios

nervios

El tracto intestinal

La comida deglutida – incluidas las toxinas alimenticias – pasa al estomago para la digestión. El estomago es la parte más elástica del cuerpo y puede estirarse para contener dos litros de liquido, es por eso que es tan interesante el tracto intestinal

Las paredes estomacales contienen glándulas que secretan ácido clorhídrico y poderosas enzimas para descomponer las complejas moléculas de los alimentos en sustancias más simples. Las glándulas gástricas producen cerca de tres litros de secreciones. La comida pasa alrededor de seis horas en el estomago. Los músculos de la pared estomacal producen un movimiento de digitación que deshace la comida en partículas más pequeñas para formar una mezcla semidigerida y cremosa conocida como quimo. Entonces, los músculos estomacales realizan ciertas contracciones que impulsan el quimo hacia abajo para que salga del  estomago atreves del esfínter pilórico entre al intestino delgado. Aquí el medio es alcalino debido a los fluidos que segregan tanto las paredes del duodeno como el páncreas. En esta etapa de la digestión, la bilis del hígado chorrea sobre el quimo para emulsionar las grasas en partículas más pequeñas para su absorción.

Las paredes del intestino delgado están cubiertas de pequeñas proyecciones o vellosidades llamadas villis. Estas absorben los nutrientes y las toxinas desde los intestinos por medio de capilares sanguíneos que los llevaran directo al hígado. También hay aquí pequeños glóbulos de grasa que son absorbidos por los vasos linfáticos. Los desechos alimenticios, compuestos en su mayor parte por fibra, proporcionan el volumen suficiente para impulsar los contenidos del intestino delgado dentro del intestino grueso. Aquí, la fermentación bacteriana descompone parte de la fibra y el exceso de agua es absorbido para desolificar el material residual. Existen suplementos pro-bióticos que cubren los intestinos con bacterias benéficas, lo cual ayuda a mantener un tracto intestinal sano y a reducir el número de microbios productores de toxinas. Es hígado secreta algunas toxinas en la bilis para su eliminación por el tracto intestinal. La fibra alimenticia actúa como una esponja que absorbe esas toxinas y previene su re-absorción por el intestino, lo cual ayuda a eliminarlas.

El colesterol DHL y HDL

El colesterol es una sustancia blanda y grasa esencial para la vida que se halla en las células de las personas y los animales. El hígado segrega esta sustancia, pero también se encuentra en diferentes cantidades en los alimentos que ingerimos. La sangre transporta el colesterol hasta las células en moléculas llamadas lipoproteínas, Los dos tipos de lipoproteínas que transportan la mayor parte del colesterol en la sangre son las lipoproteínas de baja densidad y las de alta densidad (DLD y HDL).

Las lipoproteínas LDL son ricas en colesterol. Cuando circulan por la corriente sanguínea, entran en la célula atreves de unos receptores de LDL situados en sus paredes, y una vez en el interior, son descompuestas para su uso. La mayoría de las células corporales tienen tales receptores, así que adquieren parte de LDL. Pero el hígado está concebido  de manera que el 70% de la eliminación de estas lipoproteínas mediante receptores de LDL tienen lugar en el.

Las lipoproteínas HDL, por otra parte, son moléculas hambrientas de colesterol. Cuando circulan por la corriente sanguínea, absorben el excedente de colesterol y lo transportan hasta el hígado, el cual lo descompone y lo eliminan del organismo. Así pues, el cuerpo está concebido de forma maravillosa para utilizar el colesterol que necesita y eliminar el resto.

El problema se presenta cuando hay un exceso de LDL en la sangre, pues las probabilidades de que se formen placas en las paredes arteriales aumentan. Cuando esto ocurre, las arterias se estrechan, con lo cual disminuye el flujo de sangre y el consiguiente aporte de oxigeno atreves de ellas. Esta enfermedad, denominada como aterosclerosis, continúa su proceso lenta y silenciosamente, y tarda decenios en manifestar síntomas perceptibles. Uno de tales síntomas es la angina de pecho, y dolor pectoral.

Cuando una arteria coronaria se obstruye por completo, normalmente a causa de un trombo, o coágulo de sangre, la zona del corazón que la arteria irrigaba muere. El resultado es un infarto de miocardio, o ataque al corazón, que se produce  repentinamente y a menudo es mortal. Aún la obstrucción parcial de una arteria coronaria puede provocar la muerte de tejido cardiaco, que no siempre se manifiesta con un malestar intenso. La oclusión de arterias de otras partes del cuerpo puede originar derrames cerebrales, gangrena en las piernas o pérdidas de la función renal.

No es de extrañar que al colesterol LDL se le llame colesterol malo y al HDL colesterol bueno. Si el nivel de LDL en la sangre es elevado o el de HDL bajo, el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca es alto.


EL COLESTEROL SANGUINEO Y LA DIETA

El colesterol es un componente natural de los alimentos de origen animal. La carne, los huevos, el pescado, las aves y los productos lácteos  contienen colesterol. Los vegetales, en cambio, no contienen esta sustancia.

El cuerpo produce todo el colesterol que necesita; por lo tanto, el que se ingiere está de sobra. La mayor parte del colesterol dietético acaba en el hígado. Por lo común, en cuanto el colesterol entra en el hígado, este lo procesa y disminuye su propia producción de esta sustancia. De esta forma se mantiene regulada la cantidad total de colesterol en la sangre.

¿Pero qué sucede cuando la dieta es tan rica en colesterol que el hígado no puede procesarlo rápidamente? Aunque las probabilidades de que entre directamente en las células de las paredes arteriales, lo que origina el proceso de la aterosclerosis. La situación reviste especial gravedad cuando el cuerpo sigue produciendo la misma cantidad de colesterol, prescindiendo de cuanto se ingiera.



LAS GRASAS Y EL COLESTEROL

Hay dos categorías de grasas: saturadas e insaturadas. Las ultimas se dividen, a su vez, en mono insaturadas son mejores para la salud que las saturadas, pues el consumo de estas eleva el nivel de colesterol en la sangre de dos maneras: contribuyen a la forma de mas colesterol en el hígado, y suprimen los receptores de LDL de las células hepáticas, lo cual reduce la velocidad de eliminación de LDL de la sangre.

Las grasas saturadas se encuentran principalmente en los alimentos de origen animal, como la mantequilla, las yemas de huevo, la manteca de cerdo, la leche, los helados, la carne y las aves. También abundan en el chocolate, el coco y sus aceites, las grasas vegetales de uso culinario y el aceita de palma.

A temperatura ambiente, las grasas saturadas son solidas. Las grasas insaturadas, son liquidas a temperatura ambiente. Los alimentos que contienen grasas mono insaturadas y poli insaturadas pueden ayudar a disminuir el nivel de colesterol sanguíneo. Mientras que las grasas poli insaturadas, presentes en el aceite de maíz de girasol, reducen tanto el colesterol malo como el bueno, las grasas monoinsaturadas, abundantes en el aceite de oliva y de canola, reducen solo el malo, sin afectar al bueno.

Ahora bien, las grasas son una parte necesaria de la dieta. Sin ellas, por ejemplo, no se absorben las vitaminas A, D, E y K. Paro el cuerpo requiere de una muy pequeña cantidad de grasas, que se obtienen fácilmente mediante el consumo de hortalizas, legumbres, cereales y frutas. De manera que si se limita al máximo la ingestión de grasas saturadas, no se priva al cuerpo de los nutrientes necesarios.

El colesterol y el café

La clave está en la expresión sin “filtrar “los granos de café contienen una sustancia que eleva el colesterol  llamada  CAFESTEROL  la cual si libera al verter agua caliente directamente en el café molido. Lo mismo ocurre cuando el café es molido muy finamente  se hierve varias veces en el agua, como el café turco, o cuando se utiliza un filtro metálico  en lugar de un filtro de papel.

Una taza de café sin filtrar, que llega a contener hasta cuatro miligramos de cafesterol, puede elevar aproximadamente en un 1% el nivel de colesterol. El café expreso también contiene colesterol, pues se prepara sin filtro de papel; pero el efecto es menor cuando se toma una taza pequeña .Si se bebe menos café expreso, se ingerirá menos colesterol quizá una o dos miligramos por taza. Sin embargo cuando se toman 5 tazas de café diariamente elevan el colesterol del cuerpo hasta un 2%   El punto clave es que si se prepara café con filtro de papel se elimina el colesterol.

REMEDIOS PARA EL COLESTEROL: http://www.vernosmejor.com/remedios-para-bajar-colesterol/

La cirrosis

La cirrosis alcohólica es una enfermedad grave del hígado. Se desarrolla como el resultado de la muerte de células apáticas, la provisión deficiente de sangre y el desesperado intento de algunas células apáticas   por regenerarse. Se rompe el equilibrio entre la provisión de sangre y los nódulos en regeneración del hígado mientras mueren más células por falta de sangre. Esto genera más fibrósis que obstruye aún más vasos sanguíneos, con lo cual se forma un círculo vicioso. Los grupos de células apáticas en regeneración quedan separadas por bandas de tejido cicatrizado y el hígado adquiere una apariencia encogida y tumorosa.

Debido a la probación inadecuada de sangre, los nódulos de tejido regenerado funcionan mal. Empeora la contra-presión en la provisión de sangre de los intestinos y crecen las varices en el esófago. Al final, la cirrosis conduce a la muerte por hemorragia, falla apática o cáncer en el hígado.

La bebida alcohólica que tomada con moderación  parece ser más benéfica para la salud es el vino tinto, debido principalmente el poder antioxidante de sus pigmentos. Lo ideal es que el vino se beba para acompañar la comida en lugar de bebérselo solo, pues parece reducir los efectos dañinos de las grasas saturadas con una acción adelgazadora de la sangre.