La poliomelitis

La poliomelitis es una enfermedad muy infecciosa, causada por un virus que penetra por la boca y se multiplica en el intestino. Cuando invade el sistema nervioso, puede producir de manera repentina parálisis total. Una vez pasa al cerebro y a la médula espinal, aparecen los primeros síntomas fiebre, cansancio, cefalea, vómitos, rigidez de nuca y dolor en las extremidades. Muchos de los nervios dejan de funcionar, lo cual lleva ala parálisis de algunos de los músculos respiratorios y de las piernas y los brazos.

No obstante, el poder regenerativo del organismo es sorprendente. Los nervios que el virus no a alcanzado envía nuevas “ramificaciones” a fin de reconectar las células musculares que quedaron aisladas cuando murieron los nervios anteriores. Las neuronas motoras de la médula espinal también generan ramificaciones en los oxones terminales, las cuales pueden conectar las neuronas con muchas más células musculares que en un principio, aumentando así considerablemente la capacidad neuronal. Por ejemplo, una neurona motora que entes de la enfermedad estimulaba 1,000 células musculares quizás acabe re-conectándose con entre 5,000 y 10,000 células.

Sin embargo, actualmente se cree que en un periodo de entre quince y cuarenta años, estas unidades neuromusculares pueden comenzar a manifestar señales de fatiga por el esfuerzo excesivo al que son sometidas. El síndrome pos polio hace que los pacientes que se habían recuperado de la poliomielitis muchos años atrás vuelvan a presentar los síntomas de la enfermedad. Numerosos enfermos padecen debilidad y dolor muscular, cansancio, dolor articular, intolerancia al frío y afecciones respiratorias.

Aunque no todas las personas que sufrieron poliomelitis contraen el síndrome pos polio, puede que al ir haciéndose mayores experimenten cansancio prematuro y envejecimiento de las unidades neuromusculares que ha sido sometida a un esfuerzo excesivo. De hecho, mas de la mitad de aquellos que enfermaron de polio y que van al medico con nuevos síntomas no tienen el síndrome

Las investigaciones apuntan que cuando la neurona motora es sometida a un esfuerzo excesivo, esta se envejece y agota, por lo cual mueren algunas de sus terminaciones nerviosas, y como resultado, muchas fibras musculares vuelven aquedarse aisladas. Para retardar este proceso, es necesario que las personas que tuvieron poliomelitis empleen menos los músculos lesionados. Algunos terapeutas recomiendan el uso de ciertas ayudas como bastones, aparatos ortopédicos, muletas y sillas de ruedas convencionales y/o motorizadas.

¿TIENE CURA?

Tal como no existe una etiología, o causa, confirmada y por ende ningún análisis definitivo, tampoco existe hoy por hoy ninguna cura para el síndrome pos-poliomelitis. Sin embargo, hay tratamientos que se centran en un  programa de rehabilitación que abarca tres aspectos que son los siguientes:

  • Cambios en el estilo de vida,  Medicamentos y suplementos , Calidad de vida
poliomelitis

poliomelitis

Los suplementos probióticos

Los suplementos probióticos son muy utilizados para limpiar y revitalizar durante la desintoxicación, pero poca gente se da cuenta de esto cuando disfruta del probiótico más común: el bioyogur.

La palabra probiótico se refiere al uso de las bacterias naturales de las sustancias que promueven su crecimiento para formar colonias de organismos benéficos en los intestinos. Esto crea un medio intestinal saludable que ayuda a eliminar las toxinas, a promover la digestión sana y a mejorar el riesgo de contraer infecciones dañinas. En una persona con una intoxicación promedio, la proporción de lacto-bacilos benéficos en el intestino grueso suele ser de un quince por-ciento, mientras que la de los dañinos E-coli es del 85. El equilibrio ideal seria el inverso. Los suplementos alimenticios de lactobasillus acidophilus y especies biológicas relacionadas que, según se sabe, colonizan los intestinos, son muy importantes durante y después de un programa de desintoxicación.

Si presentas alguno de los siguientes rasgos, es posible que tengas deficiencias de bacterias probióticos y te convenga tomar un suplemento.

  • Una dieta pobre en nutrientes
  • Un tratamiento resiente con antibióticos
  • Problemas intestinales como el síndrome del intestino irritable, enfermedades inflamatorias de los intestinos, diarrea crónica o diverticulitis
  • Candidíasis  intestinal recurrente u otras infecciones intestinales
  • Enfermedades graves

Inmunidad reducida.

El bioyogur y los suplementos pro  bióticos contienen cultivos vivos de bacterias benéficas que ayudan a la desintoxicación del intestinal.

  • Producir ácidos naturales benéficos que disminuyen el PH intestinal y dificultan la reproducción de bacterias y levaduras dañinas con baja tolerancia al ácido.
  • Segregar antibióticos naturales que compiten con las bacterias dañinas por los nutrientes disponibles.
  • Competir con otras bacterias para adherirse alas paredes de las células intestinales. Literalmente las desplazan para que bajen por los intestinos y sean expulsadas antes que pueden ganar ventaja…
  • Estimular la producción de interferon, un agente natural antiviral que ayuda a prevenir infecciones virales  del intestino.
  • Corregir estreñimiento y mejorar la evacuación.
  • Inhibir el crecimiento de HELIOBACTER PYLORI, una bacteria relacionada con la gastritis, las ulceras gástricas y el cáncer estomacal.
  • Reducir la formación de sustancias cancerígenas en el intestino inhibir las enzimas que permiten su producción.
  • Reforzar el funcionamiento de las células de inmunidad como los fagocitos, linfsitos y células asesinas naturales
  • Fomentar la producción de anticuerpos protectores actuando como un donador antígeno
  • Inhibir las encimas bacterianas que suelen producir sustancias cancerígenas en el intestino grueso
  • Contrarrestar el desarrollo de alergias

Reducir los síntomas a la intolerancia a la lactosa en individuos sensibles.

probióticos

probióticos

Las bacterias pro bióticas también se han mostrado que tienen un efecto protector contra toda una serie de bacterias toxicas que incluyen la salmonella tiphy, la E-coli y la cándida albicas. Por desgracia, las bacterias pro bióticas son frágiles, y el bio-yogur que se ha refrigerado en el supermercado o en casa por una semana o mas contendrá  menos bacterias vivas que los cultivos frescos. Debe de haber cuando menos un millón de bifidobacterias vivas y /o un millón de bacterias acidophilus vivos por cada gramo de yogur para que tenga el máximo potencial desintoxicarte. Sin embargo, el nivel de las bacterias pro bióticas vivas en los yogures vivos varían mucho, y puede haber desde unos cuantos cientos de miles hasta mas de 300 millones por gramo. Por esta razón, lo mejor es tomar además un suplemento pro biótico como parte de tu programa de desintoxicación. Cuando elijas un suplemento, selecciona uno que proporcione, al menos, entre 10 millones y 2 millones de unidades formadoras de colonias de acidophillus por dosis. Para mantener una población alta de bacterias probióticas en tus intestinos, lo ideal es que utilices el suplemento durante un mes como mínimo y que repitas esto de manera regular durante el año cada vez que sientas que es funcionamiento de tus intestinos comienza a deteriorarse.

Entre las fuentes de las bacterias probióticas se encuentran.

BIO-YOGUR. Los yogures cuyas etiquetas digan únicamente vivo podrían solo contener bacterias como el streptococcus thermophilus, que no se encuentran de manera natural en el cuerpo  humano suelen morir durante la digestión BEBIDAS FERMENTADAS que contengan lactobasilos SUPLEMENTOS que garanticen una potencia especifica de las bacterias. Pueden conseguirse en forma de capsulas, polvo, liquido o tabletas; lo mas recomendable es mantenerlos en refrigeración. YOGUR casero producido con acidophilus deshidratados por congelación.

El tracto intestinal

La comida deglutida – incluidas las toxinas alimenticias – pasa al estomago para la digestión. El estomago es la parte más elástica del cuerpo y puede estirarse para contener dos litros de liquido, es por eso que es tan interesante el tracto intestinal

Las paredes estomacales contienen glándulas que secretan ácido clorhídrico y poderosas enzimas para descomponer las complejas moléculas de los alimentos en sustancias más simples. Las glándulas gástricas producen cerca de tres litros de secreciones. La comida pasa alrededor de seis horas en el estomago. Los músculos de la pared estomacal producen un movimiento de digitación que deshace la comida en partículas más pequeñas para formar una mezcla semidigerida y cremosa conocida como quimo. Entonces, los músculos estomacales realizan ciertas contracciones que impulsan el quimo hacia abajo para que salga del  estomago atreves del esfínter pilórico entre al intestino delgado. Aquí el medio es alcalino debido a los fluidos que segregan tanto las paredes del duodeno como el páncreas. En esta etapa de la digestión, la bilis del hígado chorrea sobre el quimo para emulsionar las grasas en partículas más pequeñas para su absorción.

Las paredes del intestino delgado están cubiertas de pequeñas proyecciones o vellosidades llamadas villis. Estas absorben los nutrientes y las toxinas desde los intestinos por medio de capilares sanguíneos que los llevaran directo al hígado. También hay aquí pequeños glóbulos de grasa que son absorbidos por los vasos linfáticos. Los desechos alimenticios, compuestos en su mayor parte por fibra, proporcionan el volumen suficiente para impulsar los contenidos del intestino delgado dentro del intestino grueso. Aquí, la fermentación bacteriana descompone parte de la fibra y el exceso de agua es absorbido para desolificar el material residual. Existen suplementos pro-bióticos que cubren los intestinos con bacterias benéficas, lo cual ayuda a mantener un tracto intestinal sano y a reducir el número de microbios productores de toxinas. Es hígado secreta algunas toxinas en la bilis para su eliminación por el tracto intestinal. La fibra alimenticia actúa como una esponja que absorbe esas toxinas y previene su re-absorción por el intestino, lo cual ayuda a eliminarlas.

La fibra y los suplementos

La fibra ayuda a la digestión al absorber el agua de los intestinos y aumentar el volumen de las evacuaciones. Por lo tanto proporciona lubricación y una masa pesada que al intestino puede asir y empujar hacia abajo mediante contracciones musculares hasta expelerlas del cuerpo. De este modo, la fibra alimenticia ayuda a acortar el tiempo en que la comida permanece en los intestinos y acelera la eliminación de las toxinas. Algunos experimentos muestran que por cada gramo de fibra que consumes, aumenta el peso de tus evacuaciones por alrededor de cinco gramos. Esto se debe a que la fibra alimenticia proporciona nutrientes para el crecimiento bacteriano, y buena parte al aumento de peso en las evacuaciones se origina por la elevada multiplicación de las bacterias en el intestino. Otra capacidad de la fibra es su capacidad para absorber las toxinas de los intestinos – como una especie de esponja – por lo que disminuye la posibilidad de que sean absorbidas por el cuerpo y aumenta la de que sean excretadas.

Los agentes amasadores a base de fibra pueden conseguirse en diversas presentaciones que incluyen gránulos, polvo, hojuelas, cascara y semillas naturales. Estos suelen tomarse una o dos veces al día con bastante agua.

Es necesario tener una buena  ingestión de líquidos durante la desintoxicación y el consumo de suplementos de fibra, pues esta absorbe grandes cantidades de agua y es capaz de secar los intestinos si no se eleva la ingestión de líquidos. Esto puede producir incomodidad, hinchazón, incluso estreñimiento.

fibra

fibra