intolerancia a la lactosa

Si después de tomar leche o algunos de  sus derivados tiene nauseas, dolor e hinchazón abdominal, flatulencia o diarrea, tal vez padezca intolerancia a la lactosa, una reacción común a los productos lácteos.

La lactosa (azúcar de la leche) se descompone en dos azucares: glucosa y galactosa-gracias a la acción de la enzima lactosa. Este proceso, que tiene lugar en el intestino delgado, hace posible que la glucosa sea absorbida por el torrente sanguíneo. Si embargo cuando hay déficit de lactosa, la lactosa pasa al intestino grueso sin descomponerse y empieza a fermentar, produciendo ácidos y gases.

Este trastorno, llamado “intolerancia a la lactosa, ocasiona algunos o todos los síntomas mencionados. El organismo segregue lactosa en grandes cantidades durante los dos primeros años de vida, pero como la producción va disminuyendo con el tiempo, muchas personas ni se imaginan que sufren de esta afición.

¿Es una alergia?

Pese a que la alergia y la intolerancia a la lactosa presentan síntomas parecidos, existen diferencias.

Cuando alguien come o bebe algo a lo que es alérgico el sistema inmunológico comienza a defender el organismo estimulado la liberación de histamina, con lo que se producen varios síntomas, urticaria (salpullido) o asma. La intolerancia a la lactosa no causa estos síntomas por que en ella no intervienen sistema inmunológico. En este caso, la reacción obedece a  que el cuerpo es incapaz de digerir determinado alimento que la provoca cuando el malestar se presenta por lo regular una hora después es muy probable que se trate de intolerancia.

“EFECTO EN EL LACTANTE”

Si el pequeño tiene diarreas es conveniente consultar a un pediatra, pues podría deshidratarse. En el caso de intolerancia, algunos médicos recomiendan sustituir la leche con un suplemento alimenticio adecuado.

Por otro lado, cuando se trata de una alergia, la situación es más preocupante. En ocasiones es necesario recetar antihistamínicos, pero si se presenta dificultad respiratoria, deben tomarse otras medidas, pues bien si no es lo habitual podría producirse un choque anafiláctico, a veces mortal.

Si el lactante empieza a vomitar, podría padecer una extraña dolencia llama galactosemia. Como se menciono anteriormente la galactosa se separa de la lactosa por acción de la lactosa. Aun así, la galactosa debe convertirse en glucosa. Cuando ay una acumulación de galactosa, el bebe puede sufrir daños graves en el hígado, deformación de los riñones, retraso mental, hipoglucemia y hasta cataratas. En esos casos es vital eliminar la lactosa.

¿Qué es la dieta?

Con frecuencia asociamos la palabra dieta con la abstención y limitación.

Sin embargo el termino dieta se refiere a todos los alimentos que incluimos en nuestra alimentación diaria.

Una dieta de reducción es aquella en que se restringen algunos alimentos por su alto contenido calórico. Sin embargo ningún alimento es malo que no se pueda comer lo que es importante es tomar en cuenta las calorías que mezclamos e introducimos en nuestro cuerpo, por medio de los alimentos, es importante tomar en cuenta que para bajar de peso no solo es la dieta, si no que se tiene que tener un hábito de hacer ejercicio.

Actualmente existe una gran preocupación por la alimentación correcta. A pesar de que se haga todo lo posible por lograrlo, existen ciertos factores y actitudes que son incontrolables  y que pueden aumentar el riesgo de tener una mala alimentación, lo que conlleva a sufrir consecuencias, entre ellas enfermedades como la obesidad.

  • Refresco
  • Golosinas
  • Comida chatarra
  • Vino/bebidas alcohólicas

Muchos productos lácteos, carnes panes y pasteles, alimentos de los locales o sucursales de comida rápida, tentempiés, frituras salsas y aceites están cargados de grasa, por lo que su ingestión  puede causar obesidad.

Si se ingieren más calorías que las que el cuerpo gasta, se sube de peso. Un gramo de grasa contiene nueve calorías,  mientras que un gramo de proteínas o carbohidratos contiene cuatro. Tomando en cuenta que el cuerpo quema primero los carbohidratos y las proteínas, y después las grasas. Por consiguiente, la reducción del consumo de grasa es importante a fin de perder grasa.

Aunque cabe mencionar que cada persona tiene organismos diferentes y no todas las dietas le son útiles por eficaces que sean pues la herencia genética puede influir en la tendencia de la persona a engordar.

Una dieta sana estriba en hacer buenas selecciones entre los alimentos que se encuentran al alcance de todos.

En la base de la pirámide se haya, los carbohidratos complejos, como el pan, los cereales, el arroz y la pasta. En el segundo nivel hay dos sesiones iguales: las hortalizas y las frutas que también son carbohidratos complejos y en tercer nivel comprende dos sesiones más pequeñas. Una corresponde a alimentos como la leche, el yogur y el queso, y la otra incluye carnes, aves, pescado, legumbres secas, huevos y frutos secos solo deben consumirse cantidades moderadas de estos dos últimos grupos por que la mayoría de ellos son ricos en colesterol y grasas saturadas, que pueden incrementar el riesgo de enfermedades coronarias y cáncer. Finalmente, en la cúspide de la pirámide se hayan una zona reducida que contiene grasas, aceites y dulces estos alimentos que aportan muy pocos nutrientes deben consumirse en pequeñas cantidades.

dieta nutricional

dieta nutricional