Para que los niños estudien, tips para aprendizaje

Durante la primaria, los padres y maestros deben poner las bases para construir el aprendizaje de los niños, lo cual incluye fomentar buenos hábitos de estudio. Debemos asegurarnos de que estos conocimientos no sólo se conviertan en aprendizajes significativos, reflexivos y críticos. Para ello, te dejamos algunas recomendaciones para que tus pequeños logren interesarse en el estudio.

Controla el tiempo dedicado al estudio al inicio de clases, así crearás el hábito hasta que ellos mismos sean autónomos y se establezcan sus propios horarios.

Recuerda que memorizar no es lo mismo que aprender. Intenta buscar técnicas que permitan que cada conocimiento sea significativo en su vida. Así lo recordará para siempre y no sólo para el examen.

Tracen objetivos generales y metas, ya que así tendrá más sentido el estudio y el aprendizaje, por ejemplo, explicable a tu hijo que si quiere llegar a ser doctor, entonces debe aprobar la primaria.

No olvides que muchos pequeños llegan a sufrir estrés infantil por el tipo de expectativas que tenemos los padres. Evita que esto suceda con tus pequeños, mantén una buena comunicación y explícales que los beneficios del estudio serán para ellos mismos.

Informate sobre distintas técnicas de estudio como los mapas mentales, mapas conceptuales, cursos de lectura rápida, etcétera y establecerse cuál es el método que le funciona mejor a tu hijo.

Pide ayuda a los profesores, desde su profesión pueden ver cosas que nosotros no vemos como padres, ellos pueden darte varios consejos para motivar a tu hijo a mejorar su aprendizaje.

Enseñale a tu pequeño a llevar una agenda y así pueda planificar su día. Registren sus actividades habituales como dormir, comer, visitar a la abuela y establezcan que tiempo dedicarán al estudio y aprendizaje. a las tareas y a la diversión.

Recuerda que ayudar a tus hijos con sus tareas no significa lo mismo que hacérsela. Evita a toda costa esta situación.

Acondiciona una habitación de tu casa para el estudio, ésta debe estar libre de distracciones como  videojuegos, televisión, juguetes, etc. Debe tener un asiento cómodo y que le permita tener a la mano sus útiles, libros y diccionarios.

Tu deber como padre en torno a las tarea y el estudio, no debe ser permisiva ni sancionadora, ya que pueden conducir respectivamente a que tu hijo haga lo que quiera o a que realice las tarea por temor y no por verdadero compromiso.

Sé un padre o una madre que converse, que sea equilibrado y flexible, acompaña a tu hijo y orientado en cuanto a la planificación y los recursos que podrá utilizar.

¿Quieres ser un padre de diez?

Aprende tu primero a preguntar diariamente sobre lo que los niños aprendieron en el día de escuela.

Como padres interesados en las actividades y preocupaciones de nuestros hijos, hay que intentar crear una conversación, pero el “bien” y el “nada” es más frecuente como respuesta de lo que imaginas. Te aconsejamos algunas preguntas que te ayudaran a fomentar una buena comunicación con un lazo de confianza.

¿Qué fue lo mas interesante que aprendiste hoy en la escuela?

¿Hiciste un amigo nuevo?

¿Qué diferencia hay entre este curso y el anterior?

¿Cuál fue la parte más importante de tu día?

¿Regañaron a alguien en tu clase hoy?

¿Qué te pareció la forma en que resolvieron el conflicto?

¿Cuál crees que sea la materia más difícil y la más fácil? y, ¿porque?

¿A que jugaste hoy en el recreo?

¿Que es lo que más te gusta de tu profesor?

¿Con que compañeros platicaste hoy?

Si pudieras ¿Qué le cambiarias a tu profesor?

¿Qué fue lo mas difícil que tuviste que hacer?

¿Qué tal te fue en la tarea que hicimos ayer en la tarde?

¿Qué leíste hoy en clase?

¿Qué fue lo mas gracioso de tu día?

Enséñame algo que hayas aprendido hoy